Té de Jazmín Ver más grande

Té de Jazmín

Nuevo

Tradicional mezcla China de té verde con flores de jazmín. De esa forma se unen las propiedades de ambas plantas, formando una infusión con muchos beneficios, además de un sabor y aroma exquisitos.

Efecto calmante, rico en antioxidantes, combate la formación de colesterol, anticatarral.

Temperatura del agua: 80ºC

Tiempo de infusionado: 3 min

Más detalles

15 artículos

2,15 €

  • 50 Gr
  • 100 Gr

Más

Este tipo de es originario de China, lugar donde se consume desde la Dinastía Song, hace 800 años. Los chinos ofrecen el té jazmín como símbolo de amabilidad, respeto y para dar la bienvenida a su hogar cuando reciben invitados.

¿Qué es el té jazmín?

En realidad el té jazmín es la mezcla de té verde con flores de jazmín. De esa forma se unen las propiedades de ambas plantas, formando una infusión con muchos beneficios, además de un sabor y aroma exquisitos.

¿Cómo se produce el té jazmín?

Para la elaboración de este tipo de lo primero es recolectar las hojas de la Camellia sinensis o planta del té, después se siguen los pasos para conseguir el té verde, es decir un ligero procesamiento u oxidación. Cuando las hojas están secándose se añaden encima las flores de jazmín sin abrir. De ese modo, al abrirse, ya en contacto con las hojas del té, impregnan todo el aroma inconfundible del jazmín.

Existen tés jazmín con las flores incluidas, y otros en los que se las han retirado de forma manual, después de que hayan soltado toda su fragancia.

Propiedades del té jazmín:

Como decíamos más arriba, la unión de las dos plantas implica una mayor obtención de beneficios. Por tanto, esta infusión es una bebida altamente recomendable y de un sabor y aroma muy agradables.

Entre otros beneficios, el té jazmín te ofrece los siguientes:

Calmante y favorecedor del sueño: las flores de jazmín relajan los nervios y ayudan a tener un sueño reparador. Por su parte, el té verde al contener muy poca cafeína, no impide que esos beneficios cumplan su objetivo.

Potente antioxidante: es de sobra conocido el alto poder anti radicales libres del proveniente de la Camellia sinensis en general, y del té verde y blanco, en particular.

Analgésico: las flores de jazmín contienen ácido salicílico, al igual que otras plantas medicinales como el sauce o el ajo. Por tanto, ayuda a calmar dolores de cabeza, musculares u otro tipo de molestia o inflamación en cualquier parte del cuerpo.

Digestivo: tomado después de las comidas favorece la digestión.
Mejora la circulación sanguínea y el sistema cardiovascular: de nuevo, gracias al ácido salicílico, fluidifica la sangre y mejora la circulación, lo que también implica un beneficio general del todo el sistema cardiovascular, como la presión arterial, colesterol y prevención de problemas coronarios.

Diurético: favorece la eliminación de líquidos del organismo.
Ayuda en la pérdida de peso: el té verde puede ayudar a perder kilos por diferentes efectos sobre el organismo.

Afrodisíaco. Las flores de jazmín ayudan a aumentar la apetencia sexual.